El experimento de Sherif y el juicio social

Con el propósito de brindar ayuda a cualquier persona que desee aprender sobre la Teoría del Jucio Social, en este blog se publicará periódicamente información que sirva como material de apoyo.

Efectos de los jucios sociales

EL experimento llevado a cabo por Muzafer Sherif (1935) trata de los efectos de los juicios de un grupo sobre los juicios y opiniones de cada individuo. Esto es, de la influencia del grupo sobre el pensamiento del sujeto individual.

Este experimento fue diseñado para medir hasta qué punto un participante, al pedírsele que resolviera la ubicación de un punto luminoso en un espacio, encontraría una respuesta personal, que sostendría en el tiempo.

Luego la modificaría cuando tuviese que realizar la misma tarea con otros participantes; juntos llegarían a un consenso. Lo más interesante es que después, al volver a colocar al sujeto en soledad, y repetir la experimentación, éste mantenía constancia con la ubicación consensuada por el grupo, aunque hubiese sido diferente a su primera apreciación individual.

El experimento demuestra no sólo que el sujeto individual está más dispuesto a modificar sus percepciones bajo la influencia de un grupo, sino que también mantendrá una diferencia entre su percepción individual inicial y la grupal. Sin embargo la que internalizará con más fuerza será la percepción grupal, aún separado de la influencia del grupo.


Entonces me pregunto…¿Hasta que grado podemos mantener nuestra opinión, sin ser influenciado por los otros?

La situación experimental diseñada por Sherif pone a los sujetos en una situación mínima en que el compromiso personal es muy débil y que no tiene el carácter de urgencia de ciertas situaciones que encontramos en la vida real. Los sujetos no se conocen entre sí antes de ser reunidos en grupo, lo que permite una igualdad funcional, ya que en esta tarea todos tienen igual peso a la hora de establecer una decisión. Sin embargo, en la vida real median otros factores, como las relaciones previas de amistad, el estatus o el prestigio, e incluso posiciones ideológicas, que pueden afectar, modular e incluso eliminar la convergencia en la opinión de los sujetos.

Experimento del elevador

Este es un experimento realizado hace muchos años, que prueba como el colectivo puede influenciar la individualidad.

Las personas que se suben a los costados del elevador junto con la que sube última son actores objetos de un experimento, donde se pretende averiguar la influencia del colectivo sobre el individuo. El hombre que se encuentra de frente a la cámara en un comienzo, ya que luego se va dando vuelta de a poco, es el “conejillo de indias” que a pesar de no entender por qué la gente del elevador va mirando hacia el interior de este, va disimuladamente adoptando la posición de la mayoría.

En el segundo caso podemos constatar que el hombre “víctima” del procedimiento, al comienzo se muestra muy confundido más rápidamente se adapta respetando la decisión del resto de los ocupantes del elevador, permaneciendo de frente al interior.

Luego en el tercer y último caso queda expresamente comprobada la influencia colectiva, el hombre de sombrero reacciona de manera automática ante los cambios de postura de los demás, incluso poniéndose y sacándose el sombrero cuando el resto lo hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: